Seguidores

sábado, 6 de diciembre de 2014

Ángeles de Victoria`s Secret

"Todos somos ángeles con una sola ala, debemos abrazarnos si queremos volar" (Anónimo)


Debo reconocer que el único desfile de moda que sigo con verdadero placer es el de los "ángeles" de Victoria`s Secret , pues la lencería es siempre la indumentaria del erotismo. 
Una mujer desnuda es naturaleza, una mujer en ropa interior es erotismo y deseo, pues nada alimenta más las pasiones que lo que se sugiere y no se enseña. Ver hermosas mujeres solo vestidas con medias, corpiños, sostenes, ligas y braguitas es un placer en el que la imaginación puede elevarse hasta casi alcanzar el cielo donde ojalá haya ángeles como los que se nos presentan en el desfile.
Si en el cielo me garantizan la presencia de ángeles de este tipo desde hoy me arrepiento sinceramente de todos mis pecados y pido sincera conversión.
Sin duda hay que felicitar la impresionante campaña de publicidad que todos los años hace Victoria`s Secret con el reclamo de este desfile; pero si además de ventas anima la vista bienvenido sea. 
Por otro lado, nos hace soñar con que los ángeles existen y que las mujeres "normales" que acompañan nuestras vidas también son ángeles; mejor aún... arcángeles, pues están a nuestro lado en la realidad diaria.
Siempre he creído que la  prueba de fuego del deseo no está en apetecer a una chica elegantemente vestida en una suntuosa fiesta, sino en apetecer a una mujer vestida de forma corriente en una tranquila y ordinaria mañana de lunes.
Desde estas líneas, en todo caso, me gustaría animar a cualquier otra marca de lencería a que establezca como contraposición a este desfile otro de "diablesas" , pues quizás el camino al infierno sea más directo que el del cielo, y el deseo tiene más en común con el vicio que con la virtud. 
Este contrapunto desde luego sería de agradecer y estimo que tendría un indudable éxito publicitario. (si alguna marca desea contratarme quedo a su entera disposición para ordenar el acontecimiento) 
No se me escapa que el publico femenino también gustaría de disfrutar de un desfile de "angelotes" en forma de hombres buenorros en calzoncillos, deseo comprensible aunque hay que reconocer que hay una extrema desigualdad entre la sofisticación de la lencería femenina y la simplona y paleolítica ropa interior masculina.
No es este lugar para empezar a debatir sobre el sexo de los ángeles que tanta controversia levanto en el pasado, pero supongo que los sueños tienen el sexo que uno quiera conferirles. 
La verdadera pena, es que habrá  que esperar un año para volver a disfrutar de un nuevo desfile de "ángeles" en este mundo tan poco angelical.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada