Seguidores

jueves, 27 de diciembre de 2012

Los rituales de fin de año o "Buscando un Beso a Medianoche"


Durante años trabajé en un videoclub y en noche vieja siempre trataba con la que yo consideraba mi gente. Almas vapuleadas que odiaban el esplendor de esa noche, que preferían regodearse en la autocompasión silenciosamente y en privado emborrachándose de romanticismo ficticio y desengaños propios y agenos. Ese era yo, un tipo solitario, triste, esperando que terminara la noche, pero... a veces te hundes tanto que ya no eres capaz de seguir adelante.”(Buscando un beso a medianoche)

Para escribir la última entrada del año no he encontrado tema más inspirado que el que siempre me sugiere la película “Buscando un beso a medianoche”, una película de cine independiente estadounidense dirigida en 2008 por Alex Holdridge con medios escasos y mucho talento.
El tema es más que propio para estas fechas pues trata del tradicional beso que justo en el cambio del año se dan las parejas en EEUU; será tema de carácter, ellos empiezan el año con un beso y nosotros con doce uvas...
Queda muy bien reflejado el sentido de este beso de medianoche en la siguiente frase que extraigo del film:

El beso de medianoche, no es un beso cualquiera. En el se concentran las esperanzas y el romanticismo de todo el año. Y ese beso super valorado que requiere tantas llamadas, sms, planificación, prisas y copas para que se haga realidad se da en un momento en el que el tiempo salta a la palestra. En el que se hacen evidentes el peso del año que entra y las oportunidades perdidas del año que se deja atrás.

Así en estos días en USA es cuando más éxito tienen las páginas de contactos y demás medios por los que los “solitarios” buscan alcanzar en un último y desesperado intento, su “beso”.
Me gusta la idea de que un beso resuma un año y empece el siguiente, pues hay mucha verdad en un beso, como muy bien lo definió Alfred De Musset : “Un beso es el contacto de dos epidermis y la fusión de dos fantasías”. Para que perdernos en palabras si todo lo podemos resumir en un beso.
Pero por otro lado, este asunto de aparente intrascendencia no deja de tener un reverso muy amargo para los que solo pueden besarse a si mismos, esos de los que habla el texto de abre esta entrada.
Siempre he considerado que el hombre es un animal de símbolos y que si bien me parece aceptable guiarse por ellos, no se debe caer tampoco en un ritualismo vació o en la frustración de su ausencia.
Habrá hermosos besos de medianoche de amor y sentidos, pero ello no nos puede impedir ver que también habrá “besos de medianoche” vacíos y sin ilusión, con lo cual, también puede resultar más amoroso besarnos a nosotros mismos.
En estos días muchos nos perdemos en un cierto hedonismo descontrolado mientras pensamos en los “buenos propósitos” que consideramos necesario establecer para el año que viene; esos que el día 3 o 4 de enero se van a la porra, salvo algunos “virtuosos” que los conservan hasta mediados de mes.
Con el año nuevo se deja de fumar, de beber, de comer, alguno hasta de follar...otro empezará su vida sana y deportiva...Pero en realidad empezamos el año metidos en un furor de cotillones, fiestas y bares que en si mismo contradicen todo lo anterior.
Nuevo simbolismo, si no empiezas el día del año con una resaca de caballo es que no lo has celebrado bien; y encima toca “soportar” la comida opípara que la familia celebra el día uno y para la cual tu estómago ni está, ni se le espera...
Hace unos días vi un mensaje muy bueno en el que se decía: “Mi deseo para estas Navidades es dormirme el día 23 de diciembre y despertarme el 7 de Enero”. Sería tema para un “Cuento de Navidad” el traer un extraterrestre antropólogo a la tierra y que analizara las barbaridades de todo tipo que los humanos hemos ritualizado para estos días.
Yo reconozco que soy el primero en someterme a esta “normativa” de ritos y costumbres y que seré el primero en atragantarme comiendo las uvas, pero no es menos cierto que mi sentido de la ironía también me lleva a disfrutar internamente del cúmulo de despropósitos de veo a mi alrededor; quizás después de todo tengo vocación de “extraterrestre antropólogo”.
No quiero terminar este último post del año sin desear una muy feliz entrada y salida de año, y si podéis, después de sobrevivir a las uvas, no dejéis de dar un “beso de medianoche”.

¡Feliz y Prospero 2013!

lunes, 24 de diciembre de 2012

¡Felices Fiestas!

Aprovecho esta felicitación de Navidad para agradecer a todos los que han participado, leído o seguido este Blog. Sin vosotros hace mucho que habría tirado la toalla y  pasado al mundo del silencio. GRACIAS A TODOS y mis mejores deseos de FELICIDAD para estos días.



sábado, 22 de diciembre de 2012

Aliaa Magda Elmahdy o un nuevo desnudo en favor de la libertad.






“Una religión que sin escrúpulo declara la guerra a la Razón a la larga no se sostendrá contra ella”
(Emmanuel Kant)

Resulta curioso que un año después, la valiente activista egipcia Aliaa Magda Elmahdy haya tenido que volver a desnudarse para reclamar las libertades políticas e individuales que la nueva Carta Magna vuelve a conculcar en favor de la “sharia” (legislación islámica). Su cuerpo aparece como un bello lienzo en el que valientemente señala: “La sharia no es una Constitución”.
Los países árabes tienen el grave problema de estar haciendo una revolución contra la tiranía en favor de una tiranía aún peor: la islamista.
Si como decía Marx: “La religión es el opio del pueblo”; estas revoluciones nacen ya drogadas cuando en países como Egipto pretenden establecer la ley islámica como base fundamental de sus principios constitucionales.
Aliaa ya sorprendió al mundo cuando se desnudo en un fotomontaje revindicando los derechos de las mujeres egipcias y de todas las mujeres sometidas al yugo del islam. Encontró entonces esta mujer un arma poderosa con el que subvertir la hipócrita moralidad egipcia basada en un terrible puritanismo religioso: su hermoso cuerpo desnudo.
Siempre he señalado que a mi parecer un desnudo integral es bello, pero por si solo no hay nada erótico en el; la excitación y la lujuria radican entonces solo en la mente calenturienta de quien lo ve.
Evidentemente en este caso el desnudo de protesta carece de todo erotismo al ser puro y virginal en favor de la libertad que se reclama, como en el cuadro de Delacroix, Aliaa es la libertad guiando al pueblo en las procelosas aguas de una revolución que puede descarrilar por culpa de una religión medieval y supersticiosa.
Una nota curiosa que he visto al informarme sobre la noticia es la gazmoñería de nuestros diarios, solo “Público” daba la foto protesta sin censura, los demás cortaban el desnudo hasta hacerlo “decente” y solo visible el cuerpo de Aliaa de cintura para arriba. Parece que unos pechos protesta si son admisibles pero no un pubis protesta.
En este sentido los medios alemanes demuestran estar a años luz de nuestra moralina de autocensura.
El desnudo integral de Aliaa es la noticia, pues la libertad o se adquiere íntegra o no es libertad.
En nuestro querido país que en apariencia tan poco complejos conserva y donde el sexo esta mitificado, parece que una mujer desnuda que clama la libertad de su pueblo nos resulta incomoda y hay que recortar la foto original para no molestar a los pervertidos de siempre.
Desde estas líneas quiero mandar todo mi apoyo a Aliaa y a la justa causa que defiende y de la que ya es símbolo y abanderada; ojalá muchas mujeres y hombres como ella decidan arriesgarse a luchar por la verdadera libertad a la que tienen derecho. El pueblo egipcio aún tiene mucha lucha por delante, pues la primera tiranía a caído, pero la de los islamistas esta presta para sustituirla.
El fanatismo durante un tiempo puede imponer el terror, pero como bien señala la frase de Kant con la que abro este texto, a la larga solo la razón vencerá y con ella la libertad, la igualdad, la justicia y la virtud.

viernes, 14 de diciembre de 2012

De la pornografía o los peligros de una sexualidad irreal


“Dónde no hay discernimiento, el comportamiento del alma más pura puede llegar a la vulgaridad” (H.D.Thoreau)

Siempre que trato el asunto de la pornografía me situo en un inestable fiel de balanza entre las bondades y los perjuicios que para una sana sexualidad tiene este tipo de material.
No tengo dudas de que en cierta forma la pornografía sirve de modelo a las conductas sexuales que en la realidad se practican en el día a día; pero por otro lado ,de ninguna manera podemos ver la pornografía como un documental de sexo pues dista mucho de serlo.
No solo en la pornografía se abusa del sexo grupal ciertamente minoritario en el sexo “real” y las practicas que en el mismo se pueden hacer como por ejemplo las dobles penetraciones, sino que se ejecutan acciones sexuales claramente peligrosas y desaconsejables como penetraciones anales que pasan después a vaginales o el uso de utensilios domésticos para fines sexuales como el archiconocido de la botella que sirve de consolador.
El sexo no puede consistir en un “circo de variedades” pues el medio entonces no nos deja ver el fin, que no es otro que el placer; la pornografía como espectáculo carece de esa esencia y se debe necesariamente centrar en el medio...es decir las practica sexual cuanto más espectacular mejor.
Las grandes corridas de los actores porno o los inigualables orgasmos de las divas del género son tan falsos como espectaculares resultan.
Muchas veces he criticado que pocas películas no caen en las escenas de sexo en el topicazo del orgasmo simultaneo, en el porno, al ser esa toda su temática, evidentemente los tópicos de incrementan por cien.
Por desgracia, no tengo dudas respecto que muchos, sobre todo hombres que son los mayores consumidores de este tipo de género, deciden seguir el porno como modelo de conducta sexual a imitar, un “teatro” que hay que llevar a la propia cama. El porno puede servir de inspiración pero nunca de modelo a imitar.
Pueden gustarme las películas de superheroes pero eso no me lleva a ponerme un disfraz y ha dedicarme a atrapar malhechores por las calles.
Vergas enormes, pechos inmensos, apetito insaciable, corridas abundantes y seguidas... y solo menciono temas del porno más normalizado pues si entramos en el especializado...
Así las cosas, nada nos lleva tan directamente a las frustraciones y decepciones como querer hacer de lo irreal imposibles realidades.
Hoy en día hay muchos y muy buenos documentales sobre sexo que desde la seriedad y el conocimiento pueden ayudarnos mucho a mejorar nuestro rendimiento en la cama, y desarrollar muchas y divertidas formas de placer, pero en ellos se busca la divulgación y no la excitación, que es el fin del porno.
Yo no veo una película de Sasha Grey por lo aleccionador que me resulta verla teniendo sexo, sino por lo que es capaz de excitarme.
Si uno no tiene una mediana cultura sexual, el porno muchas veces puede resultar letal para las relaciones. No hace mucho escuche como un chico se congratulaba de haber logrado que su novia accediera a tener sexo grupal y ser penetrada simultáneamente por vagina, culo y boca; una practica nacida enteramente del porno. El morbo que sentirá este chico será sincero, pero dudo mucho que una chica sin experiencia previa en estas lides pueda disfrutarlo en igual medida o incluso no sería extraño que le produjera un sincero desagrado.
En la medida de mis gustos he de reconocer que si bien soy un sincero amante del cine erótico no lo soy tanto del pornográfico ya que me perece más excitante sugerir que enseñar, más cuando parece que en el mundo del porno lo que más se valora no es hacer las cosas bien, sino hacer la mayor variedad de ellas.  

jueves, 6 de diciembre de 2012

Decepciones e ilusiones


“Adoro este libro. Me encanta porque dice que si dos personas están predestinadas a estar juntas, lo estarán, incluso si algo las separa. Que la magia existe” (El encanto de la Bestia)

Resulta curioso como cuando uno en la vida real tiene que llevar a la práctica las ideas que le sostienen, en muchas ocasiones se siente terriblemente perdido.
La vida va poniendo en nuestro camino personas, que en muchas ocasiones, tal y como llegan se van junto con nuestras ilusiones rotas. Por suerte, nuestra existencia es un constante fluir en el que como se suele decir, cuando una ventana se cierra, una puerta se abre; si algo me ha enseñado la vida es que precisamente la inteligencia emocional radica en no aferrarse a lo terminado para poder mirar al futuro.
En el plano afectivo, cuando una persona “desaparece” de nuestra vida lo mejor es mirarla sin rencor, desearle lo mejor y mirar con mirada limpia el horizonte. ¡ Cuántas personas destrozan su vida aferradas al dolor y al odio de relaciones pasadas que solo les pueden proporcionar más resentimiento!
Yo hace unos días sufrí una decepción que me ha enseñado que si uno trata de cambiar su propia naturaleza, o pierde su esencia o termina explotando.
Pero a la vez, cosas que parecían imposibles vuelven a recordarnos que los sueños pueden ser realidades a poco que mantengamos la atención y la calma, a poco que en las imperfecciones de los demás encontremos su propia humanidad.
Empezar el camino del conocimiento de otra persona significa recuperar los latidos del corazón, recuperar las ilusiones y la fe en el futuro con menos miedo que antes.
Todos tememos que nos hagan daño, pero ese miedo, no solo no evita el dolor, sino que nos limita en la felicidad presente.
Hace algunas semanas mis ilusiones eran restos rotos de fuegos fatuos, hoy, en estos últimos días del otoño, como un perdido colegial siento la brisa de la primavera sobre mi pecho. Eso es la vida, una constante sorpresa, un constante cambio que hay veces que nos sorprende para bien.
Siempre he dicho que en este mundo es muy complicado encontrar un ser hermano capaz de acompañarnos en este duro camino que es la vida, pero después de cada decepción nunca nos hemos de dar por vencidos, pues en la siguiente esquina puede uno encontrar el compañero de viaje con el que nunca antes soñó.
Yo suelo ser realista y tratar, desde las verdades de la vida, de no dejarme llevar por las fantasías, pero hay ocasiones en las que aunque en nuestro vuelo demos en darnos un talegazo contra la pared; merece igualmente la pena volar, aunque solo sea un ratito.

martes, 27 de noviembre de 2012

Melancolías de Otoño


“Hay millones de personas que anhelan la inmortalidad y no saben qué hacer en una tarde lluviosa” (Susan Erzt)

El otoño siempre me a parecido una de las estaciones más hermosas del año; es como si todo retornara desde los excesos del verano a la moderada y melancólica elegancia de un tiempo de lluvia y frio.
En estos días yo mismo me he sumido en una especie de abulia melancólica en la que la vida pasada, presente y futura pasa ante mí con tonos ocres y matices amarillos. Si la melancolía es la alegría de estar tristes el otoño nos llama a la felicidad.
Estos días me han traído desilusiones, pero también nuevas esperanzas, y entre unas y otras es necesario mantener en lo posible la calma que siempre nos proporciona esas pequeñas felicidades que componen la vida.
Comentaba un amigo que lo malo que tiene la soledad es que cuando te acostumbras a ella, ya no quieres otra compañía, y sin ser tan drástico, es verdad que el otoño nos invita a refugiarnos en nosotros mismos.
Me parece una gran verdad la frase que señala que “las ilusiones perdidas son verdades halladas”, pero por mucho que las nubes no dejen de arrojarnos agua finalmente sabemos que saldrá en sol.
Pienso que la juventud de una persona no se mide por los años físicos del cuerpo sino de la capacidad que tiene esa persona para ilusionarse, para levantarse por las mañanas en el asombro de lo que le deparara el nuevo día.
Ya caminamos por los postreros días de noviembre pero en esta plenitud otoñal quiero que como las hojas que caen de los árboles, todo lo “muerto” y “agonizante” que hay en mi también caiga al suelo para fertilizar las verdes esperanzas del futuro.
Muchas personas tienen la tentación de agarrarse a las cosas muertas, tanto en el plano personal como sentimental y de relaciones, sin entender que lo muerto raramente resucita, y en ese empeño absurdo no dan oportunidad al futuro.
Después de estas pequeñas reflexiones invito al lector a que se pierda durante una hora en una declinante arboleda y disfrute de un reencuentro consigo mismo; aunque será igualmente inspirador si comparte ese paseo con alguien especial.

jueves, 15 de noviembre de 2012

La cortesía en el Sexo


“Donde no hay intimidad , no existe sexo refinado” (Marqués de Sade)

Hoy en el campo sexual tenemos a nuestro alcance medios que hace algunos años ni tan siquiera era posible soñarlos, pero aun así, siempre hubo gente refinada dispuesta a hacer del sexo no un medio, sino un fin.
Es una pena que una gran mayoría de personas no haya descubierto el sexo de verdad sin superar la mediocridad del “mete y saca” y algo de sexo oral.
Es por eso que el sexo tal cual lo considero yo va indisolublemente ligado a la idea de cortesía, elegancia y placer.
La cortesía en el sentido de el cariño y la amabilidad a la hora de tratar al otro, de considerar siempre que hay más que un simple cuerpo a utilizar. No se trata de tomar el té entre “acto y acto” pero si de disfrutar del otro en todos los sentidos. Hay veces que los “insultos” entran dentro del morbo del momento, o en otras practicas otros elementos nada “corteses”, pero aun en esas practicas, hay gran espacio para lo “educadamente bien hecho”. La cortesía incluye cosas como la higiene, la suavidad, la pulcritud...etc; cosas que se dan por supuestas pero que nos pueden llevar a desagradables sorpresas.
Mientras, por elegancia en el sexo conceptúo la unión de la imaginación, la sorpresa y el refinamiento. Por eso me parece tan acertada la frase del Divino Marqués con la que abro el post, y es que con alguien con el que no se tiene intimidad suficiente, es difícil tener sexo refinado y elegante, capaz de procurarnos placer y sensaciones por encima de la propia mecánica sexual.
Aquí entra todo el campo de los “complementos sexuales”, todo lo relacionado con juguetes y productos sexuales. Sigue pareciéndome una “delicatessen” muy erótica el usar un pincel para pintar con “pintura” o “sirope” , el cuerpo del otro, y retirarlo después con la sola ayuda de la lengua...puede parecer algo “muy visto”, pero ejecutado con delicadeza y morbo, puede llevarnos a las más altas cotas de sensualidad.
Nunca la imaginación debe detenerse a la hora de pensar en practicas refinadas más allá de las propias del acto.
Mi última idea, que aún no he practicado y que intentaré poder hacer realidad cuando las circunstancias me lo permitan, es usar el cuerpo desnudo de mi acompañante como “papel” y escribir con pluma y tintero sobre él. ( En el mercado erótico existen productos para este fin).
¿No resulta refinado, elegante y erótico sentir en la piel el cosquilleo de una pluma al deslizarse en la formación de las palabras?.
Como esta idea hay miles que todos podemos disfrutar a poco que encontremos un compañero/a de intimidad y no nos encasillemos en “lo de siempre”.
El enemigo de lo elegante, es lo vulgar y sin imaginación corremos el riesgo de que el sexo se convierta en algo mecánico que termine vulgarizándose.
Me parece fantástico que algunas parejas decidan probar todas las posturas del Kama-Sutra, pero desgraciadamente es muy raro que concedan la importancia necesaria a todo el preliminar antes del coito. Pienso que el refinamiento en el sexo no está en las posturas del coito, sino en el morbo y excitación que somos capaces de crear antes del mismo; y es en los juegos, en la lencería, incluso en el entorno, donde infinitamente podemos desarrollar nuestra imaginación. (Incluso nacen nuevos nichos de negocio, como vi hace unos días en Madrid donde se había creado una peluquería de pubis)
Por último y unido intrínsecamente con la “cortesía” en el sexo esta el del placer que nos reporta su practica. No solo es un falta de educación dejar al otro “a dos velas” sino que es imperdonable. Hablo de placer, pues actualmente vivimos un sexo obsesionado con el orgasmo, y si bien esta muy bien disfrutarlo, creo que es un error ponerlo como la piedra angular de todo. Podemos tener un sexo fantástico sin orgasmo, y un sexo mediocre con él.
El ejemplo sería el hombre que penetra a una mujer sin ningún preliminar y en tres minutos se corre; llega al orgasmo, pero desde mi punto de vista no ha llegado ni a tener sexo.
Obsesionemonos con el placer, con las sensaciones, con el disfrutar de nuestro cuerpo y con el del otro, con que el sexo es una forma de expresar infinitud de sensaciones y cosas, y no una simple búsqueda orgásmica.
Solo con estas premisas podremos entender lo que es la cortesía en el sexo y disfrutar de lo que señala Sade como “sexo refinado”.

jueves, 8 de noviembre de 2012

De la infidelidad


“No se puede amar sin libertad, no se puede amar estando prisionero” (Jorge Bucay)

Hace unos días leía en el consultorio de una revista un caso que me llamó la atención. La consulta trataba sobre una chica que se había enterado de que el marido de una buena amiga, que acababa de tener una hija, le era infiel. Ella preguntaba si era conveniente decírselo a su amiga o no. En la respuesta del consultorio después de una serie de vanas consideraciones se inclinaban por que se lo comentara; yo también era de la mima opinión.
Precisamente porque amo la libertad, y aunque “a priori” se pueda pensar lo contrario, soy radical a la hora de abordar el tema de la infidelidad, defendiendo la tolerancia cero con la misma.
Parto de la base de que cuando se establecen relaciones afectivo-sexuales con otra persona, ambas partes tienen un papel en blanco para definir esa relación.
Normalmente toda relación se va definiendo conforme se va desarrollando y muchas veces, las condiciones en la misma se entienden tácitamente sin necesidad de que expresamente se señalen; pero ello no nos exime de su cumplimento.
En este sentido yo siempre he preferido pasarme por exceso que por defecto, pues lo “tácito” muchas veces termina siendo confuso y llevando a malentendidos; siempre es mejor dialogar las cosas que sobrentenderlas.
En este “papel en blanco” de las relaciones nada nos impide señalar si habrá o no exclusividad sexual o afectiva; somos libres de considerar como queremos funcionar y en cada pareja es conveniente una forma particular de hacer las cosas; sin que unas fórmulas sean mejores ni peores. He conocido parejas liberales, que son modélicas en sus afectos mientras que he visto parejas sumamente mojigatas sin ningún encanto ni cariño.
Elemento importante es considerar que en cualquier momento cada uno puede redefinir las condiciones tácitas o expresas en las que se asienta la relación, si bien la otra parte también es libre de renegociarlas, asumirlas o dar el tema por concluido y buscar nuevos “prados”.
Así por ejemplo, podemos haber establecido una relación “abierta” pero llegado el momento considerar la exclusividad como un elemento asumible, o al revés, pasar de una relación de exclusividad a una feliz relación abierta.
Es por esto que si en una pareja no hay exclusividad sexual es imposible que haya infidelidad pues conforme a lo que he señalado, si no nos comprometimos ha ser fieles es evidente que no podemos ser infieles.
Pero por el contrario, si se ha establecido una relación de exclusividad y soy infiel, habré sido infiel con el vínculo que establecí con esa persona, lo que quiere decir que no solo he sido infiel con ella, sino también con mi mismo, ya que ese vínculo relacional estaba conformado por nuestras dos voluntades.
De este razonamiento se concluye la importancia capital que tiene el compromiso de fidelidad cuando se establece en una pareja, mientras ellos decidan mantenerlo como tal; una vez producida la infidelidad, el daño al vínculo y a la confianza de la pareja es muy grave de forma que si bien es superable, lo es difícilmente.
Si estoy cansado de hacerlo con Fulanita y la exclusividad sexual con ella me frustra, lo correcto es hablarlo con ella y ver por donde puede ir nuestra relación, pero en ningún modo dedicarme a echar una “cana al aire” con la primera que pueda.
Me resulta curioso ver aún el machismo que impera en nuestra sociedad, pues parece que socialmente esta admitido que el hombre pueda tener sus “líos” mientras que la infidelidad de la mujer esta mucho peor vista. No hay escusas respecto a temperamento, a debilidades carnales...etc, la infidelidad donde se produce daña gravemente el vínculo, y si es consentida sin que la relación sea reconsiderada, muestra una gran falta de estima por parte del consentidor.
Si estoy con alguien estoy con ese alguien porque de todos los seres del mundo he decidido libremente estar con esa persona en concreto, y ella ha decidido lo mismo respecto a mi; eso es lo bonito y mágico de toda relación.
Los celos, los engaños, las infidelidades son mezquinas muestras de relaciones insanas y de cuanto nos queda a la sociedad y a las personas por evolucionar en el campo afectivo-sexual.
La libertad no es hacer lo que a uno le place en cada momento, está en establecer libremente unas normas y en respetarlas; poner límites sin más condicionamientos que los de mi propia voluntad. En la carencia de límites no hay libertad, tan solo esclavitud.
Es verdad que el deseo y el sexo son poderosos motores capaces de nublar los sentidos y proponernos para su satisfacción poner en riesgo muchas cosas, pero es nuestra responsabilidad sobreponernos a ellos y ser más que unos simples seres concupiscentes. La coartada social de que “el hombre es infiel por naturaleza” no deja de ser una tontería absurda que ya va siendo hora de desterrar; los hombres y las mujeres somos iguales y es por eso que nuestras relaciones también lo deben de ser.
Una noche de pasión con una desconocida puede estar bien, pero si ello pone en riesgo las cientos de noches con la mujer que más deseo en este mundo... ¿me merece la pena?
Y si no soy capaz de mantener la exclusividad, lo más sensato es no poner en el vínculo este elemento, pues yo soy libre junto a la otra persona de introducirlo o no en nuestra relación, pero si lo pongo, debo respetarlo.
Pido disculpas por lo farragoso que puede resultar este texto, pero hay veces que las apariencias no nos permiten ver los principios y el tema de la infidelidad trasciende con mucho el simple “morbo” sexual.

sábado, 3 de noviembre de 2012

La vida propia de un Blog


“Un fuerte abrazo desde estas perdidas montañas de un exiliado marqués que todas las noches mira a las estrellas en busca de respuestas y con la aurora pierde todas las certezas” (Cartas desde la montaña)

Era mayo de 2011 y mis ilusiones estaban perdidas, ya solo me quedaban verdades y la certeza de que una vez más había hecho el “gilipollas”. Pero aquella tarde decidí salir de casa y mientras paseaba, fui a la librería y me compré “el libro”; ese libro era: Las 120 Jornadas de Sodoma.
Hacía meses que había creado un blog con ese título, pero hasta entonces solo era vacío; después de aquel día todo cambio, y me uní al club de lo “bloggeros”.
Puedo decir que este Blog solo me ha dado satisfacciones, sobre todo gracias a los están detrás de las pantallas del ordenador y amablemente se deciden a leerme.
Yo desde el inicio me propuse hablar abiertamente de todo aquello que en sinceridad creo que tiene interés en ser puesto en común. Evidentemente la temática que suelo tratar en mis entradas es sexual, pero no es menos cierto que muchas veces me escapo de ella, pues no siempre uno está inspirado y “no solo de sexo vive el hombre”
Creo que a todos los que escribimos Blogs nos ha pasado, que hay momentos en los que por la cabeza se nos pasa dejar de escribir, ya sea por falta de tiempo, de interés...
Hace un año por estas fechas pensaba dejar morir el presente Blog, las circunstancias que lo originaron habían cambiado y mis intereses caminaban por otros horizontes; pero fue una mujer a la que admiro, la que me animó a no dejar de escribir, a continuar el agradable camino de la escritura, el bonito sendero de compartir impresiones con otras personas.
Lo mágico de la red es que aquí todos somo iguales, estemos donde estemos, pensemos como pensemos, seamos hombre o mujer, alto o bajo, negro o blanco... No deja de ilusionarme cuando los hermanos del otro lado del “charco” se pasan por aquí; gentes muy distantes pero a la vez muy cercanas.
Como muchas veces repito, el propósito principal de este Blog es el tratar los temas sexuales desde una perspectiva real, tratando de romper con los mitos que constantemente siguen rodeándonos. 
Desde el Sado al sexo más prosaico, todo forma parte de nuestra realidad ya que la gran mayoría de las personas somos seres sexuales con una decidida inclinación al placer. Resulta curioso como ahora, en la era del conocimiento y la tecnología, las tinieblas siguen ocultando a todo lo relacionado con el sexo, pues lo que la sociedad consume, en el fondo, no es más que frivolidad “sexualizada”, y eso de sexo tiene muy poquito.
Mucho me queda por escribir y solo pido tener las ganas y el empuje de continuar haciéndolo, eso si, siempre me sentiré eternamente en deuda con aquellos que amablemente decidís participar de mis palabras; a vosotros dedico esta entrada y este Blog. GRACIAS.

martes, 30 de octubre de 2012

Ruby Sparks o una nueva Galatea

Uno podría leer este libro y pensar que es magia, pero enamorarse es un acto de magia. Y escribir también lo es. Se dijo sobre el Guardián del Centeno: “El milagro poco común de la ficción ha sucedido de nuevo. Un ser humano fue creado a partir de tinta, papel e imaginación”. Yo no soy J.D Salinger, pero fui testigo de un milagro poco común. Todo escritor puede atestiguar en el estado más afortunado y feliz, que las palabras no provienen de uno, sino que pasan a través de uno” (Calvin-Película: Ruby Sparks) 

Hace unos poco días han estrenado en los cines una deliciosa película cuyo tema principal parte del sempiterno mito del Pigmalión; asunto que ocupo un post en este Blog no hace mucho.
En esta película se sustituye al rey de Creta por un escritor y a Galatea por Ruby Sparks y tenemos ya parte del tema principal desarrollado, aunque precisamente son las “variaciones sobre un mismo tema” lo que caracteriza el placer de ver este film y nos lleva a nueva reflexiones.
Si algo siempre me ha encantado de la mitología greco-latina es que en sus historias hay elementos eternos nacidos de la propia esencia de la naturaleza humana, y mientras el hombre exista siempre nos acompañarán estos mitos.
Esta vez, el elemento que me interesa tratar no esta en la parte del “cambiado” o de Galatea, sino de la parte del “cambiador” o Pigmalión.
Es evidente que Pigmalión para bien o para mal no podía ser un ser “ordinario”, pues por naturaleza el objeto de deseo del hombre se asienta sobre cuerpos reales, mujeres de carne y hueso muchas veces alejadas del academicismo propio de una estatua de mármol. Vemos pues que estamos ante un hombre solitario y soñador que dentro de su mundo, busca ese amor que ve inalcanzable en la realidad. Pigmalión no busca una mujer real, no desea una mujer real, busca “su” ideal de mujer, “su” ideal de belleza, “su” ideal de relación; es por lo tanto un ser que en parte esta fuera de la realidad, un gran soñador a fin de cuentas.
Partiendo de estos conceptos, la estatua de mármol representa la estática materialidad de una idea, que como tal es inanimada, pues la belleza y perfección solo pueden mantenerse en ella en su condición de estatua.
En el momento que Galatea cobra vida, deja de ser perfecta y es aquí donde con mucho acierto la película basa su desarrollo.
En un primer momento al ver el mito clásico podríamos pensar que la historia de amor entre Pigmalión y Galatea es perfecta, con un bonito final feliz de: “vivieron felices y comieron perdices”, pero...¿realmente podemos concluir que la vida de estos dos amantes sería feliz?.
La película nos muestra la vida de estos dos “seres” una vez producido el milagro de la materialización en la realidad de Galatea, y me parece fantástica la forma en la que nos muestran esa vida ordinaria de la que el viejo “mito” no nos dice nada.
No voy a desvelar más sobre el film para no quitar placer al lector si se decide por verlo, digamos que yo lo recomiendo sobre todo porque no dejando de ser una “comedia romántica”, es una producción de cine independiente que se libra de los edulcorantes propios del cine comercial americano.
La pregunta que planteo al lector ahora es: ¿Crees que como Pigmalión podrías ser capaz de crear un ser perfecto para ser tu compañero en la vida?
Yo opino que cuando una relación nace tan sumamente desequilibrada, y donde una individualidad parte de otra, hay muchas posibilidades de que todo sea un desastre.
O el ser dependiente finalmente busca su libertad, o el “creador” sufre la frustración de ver como su idea perfecta, se ha trasformado un una realidad imperfecta.
Por mucho que nos cueste reconocerlo, el hombre fue creado para ser un eterno insatisfecho y es en los limites a nuestros deseos donde hemos de encontrar la calma que conduce a la felicidad.
No se es más feliz por ver como todos nuestros deseos son satisfechos, esto muchas veces conduce a los más terribles desastres vitales, se trata de ser feliz dentro de nuestros personales condicionantes, dentro de nuestras frustraciones e insatisfacciones.
Por eso creo que frente a lo que a priori podría parecer, la pareja Pigmalión -Galatea debería pasar por serios obstáculos para poder efectivamente consolidarse como una unión feliz. No doy el fracaso por seguro solo porque Galatea es un ser “nuevo” con una ilimitada capacidad de evolucionar y por ello, capaz también de arrastrar con ella a la realidad a Pigmalión. Mientras uno vivía en al realidad pero soñaba con las ideas, el otro vivía en las ideas para soñar con la realidad.
No quiero terminar sin volver a recomendar a quien le hayan parecido interesantes estas reflexiones la visión de “Ruby Sparks”, no solo se divertirá, también podrá revivir el viejo mito y nacer a nuevas reflexiones sobre el mismo; como me ha sucedido a mí.
(Lamento no poder tratar otro tema interesante que desarrolla la película y que versa sobre la literatura y la creación literaria, pero tampoco se trata de aburrir al amable lector que por aquí tiene a bien transitar.)

viernes, 26 de octubre de 2012

Del Sexting o Sexteo

Sexting: Envió de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles u ordenadores.

Llevo tiempo queriendo escribir sobre este nuevo concepto sexual que ha saltado a la palestra pública  a raíz del “affaire” de la concejala Olvido Hormigos y la difusión de su video erótico.
Es curioso que al principio el termino sexting se aplicara a la los mensajes de texto de contenido sexual, para después conforme evolucionó la técnica, pasar a denominar el  envió de fotos y vídeos.
La modernidad pone en nuestras manos cosas que hace años eran impensables o de complicada ejecución. Por ejemplo, el simple hecho de tener una foto desnudo/a antes de la aparición de las cámaras digitales obligaba a pasar la foto por la vista indiscreta del operario de la tienda de revelado.
Yo mi primera foto tal cual Dios me trajo al mundo me la pude hacer gracias al regalo navideño de una cámara Polaroid.
Hoy no hay más limites que los que cada cual ponga, es ese el peligro que se corre, pues como suelo decir, la libertad hay que saber usarla ya que de lo contrario, puede llevar a más problemas de los apetecibles.
No voy a negar que puede ser muy excitante tener una foto de tu “chica” o de tu “amiga” desnuda o en poses sugerentes, o incluso tener un video en el que se inmortaliza una noche de “pasión y lujuria”, pero eso es lo complicado; la vida es un constante fluir y la que hoy es tu fiel amante, mañana puede ser tu más cruel enemiga.
Yo comparo la situación actual con la que se daba en los siglos XVIII y XIX con la correspondencia epistolar entre amantes. En aquel tiempo que una carta se hiciera pública representaba, sobre todo para la mujer, una auténtica tragedia, de forma que cuando una “relación” se malograba la aptitud más caballerosa por ambas partes era la destrucción o la devolución de las comprometedoras misivas.
Eliminadas las pruebas de lo que había sido, ya no cabía posibilidad de caer en la tentación de ponerlas en circulación. Evidentemente muchas veces esto no se hacia y aparecían chantajes y venganzas de lo más mezquinas. ¿A alguien le suena esta historia?
Pasan las épocas pero como dice la máxima latina: “Nihil sub sole novum” 
Ahora chantajes, venganzas y demás historias se suceden a costa de excitantes momentos inmortalizados para siempre en un móvil, en una web-cam o en una cámara digital.
El Sexting resulta muy excitante, pero el riesgo que supone realizarlo es más que alto. Yo me puedo acostar con “Futanita”, pero eso queda entre “Futanita” y yo, quedando almacenado en nuestros recuerdos. Pero si lo gravo y me interesa,  el mundo entero puede ser testigo de ese suceso, que “a priori” solo a mi y a ella interesa.
Me acuerdo que antes cuando se salía de fiesta, los recuerdos de aquellas noches locas, quedaban para los presentes, mientas que ahora siempre hay alguno dispuesto a aprovechar al coyuntura y dejar constancia gráfica de lo que no interesa a nadie.
Tenía pensado dar algunos consejos prácticos al respecto del uso del sexting pero el principal es que puesto que no sabemos donde estaremos mañana, es mejor prevenir que curar. Solo si se esta muy seguro de la otra persona puede uno arriesgarse a practicar este excitante juego. Cuando hablo se “seguro”, no me refiero a que la relación con esa persona, sea la que sea, este consolidada pues eso nunca es seguro, sino en que se puede confiar en la rectitud de esa persona ejemplificada en que destruirá realmente el material enviado si se lo pedimos.
La antiguas cartas al estar escritas de “puño y letra” tenían la ventaja de ser “incopiables” mientras que con nuestra técnica, uno con un clip de ratón puede tener las copias que quiera de lo enviado.
Yo desde luego no se si de ese “agua beberé”, pero trataré de evitarlo pues veo en ello muy poco placer en comparación con los inconvenientes que nos pude ocasionar un momento de excitación.
Una opción es que lo que se envíe no nos identifique pues  resulta curioso, pero es más comprometedor una pose erótica en la que no se enseña nada, que por ejemplo hacerse una foto solo de los genitales y mandarla; una polla o un coño no identifican a nadie a nivel general mientras que un rostro, siempre.
Un elemento importante es que, si no tenemos especial interés por el sexteo, es bueno que no provoquemos al otro para que la practique para nosotros.
Otra consideración es que si cada cual tiene material comprometedor, ambos materiales se anulan ya que si alguien hace uso impropio de ellos, el otro podrá también hacerlo del suyo. Esta bien confiar en la otra persona, pero da más confianza disponer de sus mismas armas en caso de necesidad, ya que de lo contrario, uno se encontrará en franca desventaja.
En este sentido, veo aún mucho machismo rancio, pues si se ve en un vídeo a  una pareja practicando sexo, el tío que sale suele ser visto como un “machote” y la tía como una “puta”. Simplemente creo que es por eso por lo que los tíos siempre son más proclives a enseñar esos vídeos y fotos que las chicas; al menos a nivel general.
En fin, se me quedan muchas consideraciones en el aire respecto al sexting o sexteo, pero creo que en lo fundamental he desarrollado mis pensamientos sobre esta práctica sexual de nuevo cuño e imparable desarrollo.  

jueves, 25 de octubre de 2012

El Beso de Marsella


“Bribona, tu boca me responde, tu lengua llama a la mía, la invita a la voluptuosidad” (Juliette-El marqués de Sade)

La verdad es que en pocas ocasiones tengo la suerte de estar ante el teclado y que aparezca una noticia tan hermosa y reivindicativa como esta:
“Julia y Auriane, de 17 y 19 años, se encontraron por casualidad en una manifestación convocada en la localidad francesa de Marsella en contra del matrimonio gay”
Dos chicas que no se conocían, y que han señalado que son heterosexuales, decidieron darse un beso en medio de una manifestación abiertamente hostil, que pretendía que los derechos de los gays y las lesbianas no fueran reconocidos.
La foto está dando la vuelta al mundo y bien que se lo merece; es un simple piquito pero lleno de significado.
Ese es el espíritu que siempre defenderé, el de las personas que actuando por principios y por encima de sus propios intereses, son capaces de actuar a favor de otros.
Dos chicas heterosexuales podían haber pasado por la manifestación sin pena ni gloria, sin embrago decidieron unirse para defender valientemente la causa contraria, que sin afectarlas directamente, si las afectaba moralmente.
Julia y Auriane, son hoy dos iconos y con su beso, han logrado una efectiva defensa de la causa de la igualdad; hombres o mujeres, gays, bisexuales o heterosexuales, todos somos personas y ciudadanos y por lo tanto tenemos que tener iguales derechos.
El “beso de Marsella”, desde luego es para muchos ya toda una inspiración.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Emmanuel y homenaje a Sylvia Kristel


“Deliciosa mujer, si existe un Dios en el cielo y es justo, vos debéis de ser la mujer más feliz de la Tierra, puesto que sois la más hermosa” (Juliette-El Marqués de Sade)

 La semana pasada escuche con mucha tristeza la noticia de la muerte de Sylvia Kristel, mundialmente conocida por ser la protagonista de la película erótica por antonomasia: “Emmanuel”
Siempre que hablo de cine y erotismo me viene a la cabeza esta película que desde la primera vez que la vi me marcó para siempre.
Era yo aun un adolescente cuando logré armarme de valor y comprar el vídeo con este mítico largometraje. Supongo que como a tantos y tantos espectadores de este film desde entonces Sylvia Kristel y Emmanuel fueron el mismo “objeto de deseo”.
Y esa fue la maldición de Sylvia, no poder escapar al personaje que dio vida y como consecuencia, también perder la suya en un ir y venir con las adicciones.
Muchas horas he pasado viendo esta película y masturbándome gracias esta imponente mujer que personificaba toda la sexualidad en sus formas. Con los años, perdí de vista el viejo vídeo y ahora con el DVD, he vuelto a verla ya con otros ojos muy diferentes a los aquellos primitivos ardores de pubertad. Pero la película me sigue resultando fascinante, más aún que entonces.
Eso si, recuerdo la cara de tonto que se me quedó cuando por primera vez vi la escena en la que una stripper oriental se fuma un cigarrillo con el coño...¡como olvidarlo!.
El erotismo es deseo, y por lo tanto el no enseñarlo todo, y en Emmanuel todo es elegancia , insinuación y belleza.(salvo precisamente la escena de la stripper)
Sylvia Kristel es un mito erótico imperecedero, pues en su cuerpo se representa el deseo oculto en la naturaleza humana; contrariamente a los pajilleros principios con que vi el film, las imágenes nos excitan no tanto por lo que se ve como por lo que nos hacen sentir y desear.
Resulta que en el ya lejano 1974 se concluyó la película  que representa el modelo del erotismo cinematográfico, y aunque alguna película posterior puede ser buena en el género, el modelo único es esa Emmanuel perdida en oriente y descubridora del sexo, del placer y de las perversiones.
Los mitos es lo que tienen, que una vez se erigen como tales son inalcanzables y cualquier comentario queda muy lejos de hacerlos justicia.
La persona de Sylvia Kristel ya fue sepultada en vida por Emmanuel, pero ahora en la muerte esta le concede la eternidad. Pasarán los años, los siglos y en esos ojos azules, en esos pechos firmes y bien torneados, en ese pubis insinuante, en la silueta perfecta de esa veinteañera  holandesa se resumirá lo que es el erotismo, el deseo y el placer.
Sentí una profunda tristeza cuando me enteré de la noticia de la muerte de esta actriz, hacia muchos años que como los juguetes rotos, poco interesaba más que como simple curiosidad lo que  acontecía en su vida.
Como dice la frase sadiana con lo la que abro el post, Sylvia hubiera merecido ser la mujer más feliz de la tierra, pero negros nubarrones tiñeron su vida hasta que hace una semana nos dejó. Sirvan estas líneas de sentido homenaje a la mujer... el mito no las necesita. 

viernes, 12 de octubre de 2012

Reflexiones en una tarde de otoño


Después de unos meses realmente árido a lo que al escribir se refiere debo reconocer que ahora me siento pleno de ideas y reflexiones que me gustaría escribir en un infinito devenir de páginas; como si todo ahora estuviera en plena germinación.
Una vez más he retornado a la relectura de las obras  de Divino Marqués y no dejo de creer que parte de su genialidad radica en su propia singularidad.
Como muy bien señala Kant en su Critica del Juicio. el genio es aquel que pone medida al arte.
Uno puede aprender a pintar, y técnicamente ser perfecto y sin embrago ser un pintor mediocre, la técnica se puede aprender, la genialidad nunca.
Vivimos en un mundo ciertamente mediocre en el que hemos perdido las referencias, pues gran parte del todo se basa en la técnica y casi nada en el genio.
Y pese a lo que a priori se pueda pensar, todo ser humano es un genio, si, un genio que quizás muera sin saber el mismo que lo fue. Consideramos a las personas como si fueran máquinas de hacer y no genios que deben crear....y así nos va.
En esta extraña tarde feriada en la que no se muy bien que celebramos, en compañía de una delicada música de Albinoni y una copa de vino siento después de mucho tiempo el latido del mundo, el latido de la historia, el latido de la vida...
El hombre moderno vive tan rápido que es incapaz de sentir y disfrutar aquello que le rodea, y en el sexo muchas veces he señalado que esta  máxima es más que real, es una plaga.
Hay una frase genial en la película de “la Leyenda de la Ciudad Sin Nombre” que me encanta. Cuando empiezan a irse los mineros el alcalde señala que hay dos clases de hombres: los que se van y los que se quedan. El protagonista señala entonces: no, hay dos clases de hombres, los que saben donde van y los que no.
Ese es el quid que la cuestión, en mi modo de ver y sentir la vida nunca sabemos a donde vamos y por más que lo intentemos nunca lo sabremos, de forma que nos queda disfrutar el presente pensando en el futuro, pero nunca “perder” el presente ni “ganarlo” puede ser excusa.
Creo que la gente trata de estar tremendamente ocupada y estresada para evitarse el problema de tener que pensar, a lo que ayudan los medios que nos les interesa que la gente piense... con uno que lo haga basta.
Todos conocemos gente muy ocupada sin tiempo para poder ni tan siquiera respirar, y al final llegará un día incierto, hoy, mañana, dentro de medio siglo.... en el que sus interesantes ocupaciones concluirán como lo hace mi copa de vino.
Sacrificar la felicidad presente por la felicidad futura pienso que es una barbaridad, otra cosa es aceptar privaciones presentes de cara a abundancias futuras, pues esfuerzo y privaciones no son incompatibles con la felicidad. Muchas veces se es mucho más feliz buscando la meta que atravesándola.
Las personas terriblemente ocupadas buscan en otras la coartada para justificar que están terriblemente ocupadas, y de esta forma todo se retroalimenta hacia el absurdo de una vida “muy ocupada”.
Me encanta una frase que saque del libro “Ojalá fuera cierto” en el que su protagonista dice: “Es gracioso, porque la única vez que fracasé en algo por completo me divertí más que nunca en mi vida, Reservaba mi vida, para después. Solo que...Nunca pensé que no habría un después”
A todo aquel que me lea estas líneas le pido que reflexione sobre lo que trasciende de esta frase. Nos se trata de defender un alocado hedonismo, se trata de defender la vida y el derecho a ser felices, y la felicidad solo esta aquí y ahora, en el presente, no en el pasado ni en el futuro.
Si dentro de una semana tenemos planificada una perfecta noche de sexo, no demos por perdido el día de hoy ni los próximos siete días, la espera del futuro es la muerte del presente.
Disfrutemos de la copa de vino mientras está en nuestras manos, que el mañana traerá su afán...

jueves, 11 de octubre de 2012

Comprando la revista Sexologies y mi nuevo vibrador.


“Deseó a otras muchachas: vinieron siete; tras haberse masturbado con otras, sacó de su bolsillo un consolador como yo no lo había visto todavía en mi vida” (El Marqués de Sade-Juliette)

La verdad es que alguna que otra vez me había fijado en una revista solía estar de lo más apartado del expositor, pero como en el “kiosco” todos nos conocemos, pues nunca hice amago de ni tan siquiera fijarme en como era y que contenía.
Es curioso, pero una vez que uno ha crecido en un ambiente represivo en el que todo lo relacionado con el sexo es “malo” al final se adquiere un barniz hipócrita igual al del ambiente que le rodea. ¿ Es mejor comprar el “Marca” que una revista que habla de sexo?.
Total que el asunto quedó parado y no volví a encontrarme con aquella publicación de singular  nombre ;“Sexologies”.
El caso es que hoy en otro lugar, volví a ver esta publicación  en una estantería de revistas, y es curioso, pero me vino a la mente aquella vergüenza adolescente de cuando pedía el Playboy con simulada indiferencia y los carrillos rojos.
Y debo reconocer que dudé entre si cogerla o no... pero al final, tomé la revista sin ninguna otra cosa con la que pudiera disimular para que  la amable dependienta  me la cobrara. (quizás un tío con corbata y humildemente elegante  tenga ciertos privilegios que un adolescente granoso no soñaba tener)
Ahora al llegar a casa me he puesto a curiosear al revista y me he quedado atónito cuando he visto el “regalo” que viene adjunto Ya es mala suerte que cuando al fin doy en comprar la revista... el regalo sea para “mujeres”.
Ahora soy propietario de un consolador de silicona rosa de 24 cm y un grosor más que notable, aparato que funciona con dos pilas pequeñas y tiene intensidad de vibración regulable.
No tengo dudas de que soy propietario de “uno de los mejores amigos de una mujer”.
Verdaderamente solo en una ocasión he tenido sexo en el que han intervenido juguetes, y ahora creo que por mucho que trato de dar variedad a las cosas, puede que me haya perdido un mundo de lo más interesante sobre los artilugios que nos proporciona el “taper-sex”.
Es muy lamentable que el “regalo” que  da una  revista sea  mi primera adquisición de un “artilugio” sexual.
En esto de los “artilugios” soy de la opinión que pueden ser un aliciente interesante, una especia que haga al guiso mejor, pero si nos excedemos en su uso y toman mucho protagonismo, en el sexo compartido, creo que pueden llegar a ser contraproducentes.
En el tema del sexo solitario su protagonismo esta claro que puede ser mucho, una vajina de latex o un vibrador de silicona no tengo dudas de que pueden dar muchas horas de placer, y eso nunca puede ser negativo.
Por desgracia para mí, este mes tocaba vibrador de latex....y no vajina, así que tendré que esperar para estrenarlo a  que “alguien lo sepa apreciar”. Y es complicado, pues toda comparación es odiosa, pues las dimensiones del "falo rosa" son inalcanzables para este humilde caballero. Pero desde otro punto de vista, lo bueno es que ahora tengo dos vergas...el sueño de todo hombre; una real y otra de silicona. Bien visto, con un poquito de imaginación, no solo no son excluyentes sino plenamente complementarias...
En la próxima entrada hablaré propiamente de la revista, pero la novedad del “juguete” no me ha permitido un análisis objetivo de los contenidos.

martes, 18 de septiembre de 2012

En apoyo del 25 de Septiembre “Ocupa el Congreso” y la necesidad del cambio

Artículo 35
“Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es, para el pueblo y para cada una de sus partes, el más sagrado de sus derechos y el más indispensable de sus deberes” (Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano 1793)

Dados los acontecimientos que están por venir, hoy me permito cambiar completamente de registro en este post y romper con la natural temática sexual que ocupa y preocupa mis escritos.
Hay momentos en los que una persona debe posicionarse respecto a aquellos acontecimientos que considera importantes y en esta ocasión la convocatoria “25s Ocupa el Congreso” propiciada por la Plataforma “en Pie”  marca una de esas oportunidades.
Llevo mucho tiempo siguiendo la señalada convocatoria por a red y después de superar mis dudas iniciales, a día de hoy solo puedo apoyar la señalada iniciativa. Hay momentos en los que uno debe tomar partido, y en esta ocasión, siguiendo mis principios, no puedo tomar partido más que por aquellos que defienden los últimos retazos de libertad frente a un gobierno felón.
Hoy como en tiempos de Sade  existe en este país una “casta” de privilegiados que parasita a la inmensa mayoría de hombres mientras ellos, libres de responsabilidades, continúan disfrutando de la “ dolce vita” gracias a esa injusta condición.
El sistema establecido en la constitución de 1978 puede que fuera el mejor posible en aquel tiempo pero hoy queda muy lejos de constituir una verdadera democracia. El sistema que en su día debió evolucionar por una vía de reforma hoy debe perecer por la vía de un cambio radical. O defendemos los últimos retazos de libertad que nos queda  o ineludiblemente seremos esclavos de los políticos de la “casta” y de sus banqueros.
Si hoy el despotismo se ejerce de forma más sutil que en tiempos del Divino Marqués, ello no significa que no vivamos bajo esta nueva clase de despotismo.
Un sistema en el que no hay separación de poderes, donde no se respeta la libertad individual, donde mediante impuestos injustos se hace pagar a los pobres los pecados de los ricos, no es un sistema democrático, simplemente es una aristocracia donde unos pocos mandan y una masa obedece.
La lógica nos dice que aquellos que nos han conducido a la crisis no pueden ser su solución y menos cuando su principal interés es mantener sus prebendas. El PP y el PSOE son idénticos perros con distintos collares y lo peor es que, el sistema que ellos mismos han creado, impide toda renovación en sus anquilosadas estructuras. Los cauces normales de participación política de la sociedad han sido cegados y ahora no queda otro camino que el desbordamiento de los mismos.
Así el 25s, con sus errores y aciertos representa el necesario grito de libertad de una ciudadanía cansada de ser el espectador mudo de una injusticia.   
La historia nos ha enseñado que un periodo de cambio es un tiempo de incertidumbres y excesos, pero hay ocasiones en los que las dificultades no deben impedir la ejecución de un deber.
Todos estamos condenados a perder los pocos derechos que nos quedan si no somos capaces de reaccionar con contundencia y determinación en sus defensa; hoy el único defensor del pueblo no puede ser otro que el propio pueblo.
El 25s no nos engañemos, es un acto de desobediencia civil fuera de los límites del estrecho campo de juego que esta seudo-democracia establece; pero o jugamos fuera de los tramposos limites que nos imponen o solo podremos sentir la impotencia de no hacer nada.
Desde estas líneas expreso todo mi apoyo al 25s que con sus aires de cambio y libertad debe significar un antes y un después  respecto a como entender la democracia y la libertad en este país.


viernes, 14 de septiembre de 2012

El “otro efecto” Pigmalión

“Pigmalión se dirigió a la estatua y, al tocarla, le pareció que estaba caliente, que el marfil se ablandaba y que, deponiendo su dureza, cedía a los dedos suavemente, como la cera del monte Himeto se ablanda a los rayos del Sol y se deja manejar con los dedos, tomando varias figuras y haciéndose más dócil y blanda con el manejo. Al verlo, Pigmalión se llena de un gran gozo mezclado de temor, creyendo que se engañaba. Volvió a tocar la estatua otra vez y se cercioró de que era un cuerpo flexible y que las venas daban sus pulsaciones al explorarlas con los dedos”.
(Las metamorfosis- Ovidio)

En este post voy a hablar del “otro efecto Pigmalión” aquel que consiste en tratar de cambiar a una persona hasta hacerla coincidir plenamente con nuestro ideal.
En cierta forma en la misma esencia del hombre está la búsqueda de la perfección, pero de la misma forma estamos sometidos a la maldición de ser incapaces de lograrla ni alcanzarla en este mundo.
Todos buscamos a esa persona “perfecta” que se amolde a nuestros ideales tanto de belleza como de carácter, pero al final o la búsqueda no tiene final o asumimos que la “persona perfecta” es aquella que es de carne y hueso y está a nuestro lado. Así en cierto modo no son las perfecciones la que nos unen si no las imperfecciones, pues asumiéndolas como parte de nosotros y del otro rompemos el mito inalcanzable del ideal del todo imposible.
Pero esa búsqueda del “ideal”, que debería compensarse con la felicidad  de estar con una persona “real” no siempre termina y es ahí donde nace ese “otro efecto Pigmalión”.
¿Quién no conoce a alguien que desde que estableció una relación se ha trasformado hasta ser casi irreconocible a imagen y semejanza de lo que su pareja quería?.
En este caso hablamos de cambios que pueden ser desde psicológicos hasta puramente físicos, pasando por los estéticos. Hoy gracias a la cirugía podemos aspirar a cambiar el determinismo que la naturaleza nos impuso, y también podemos aspirar a que el otro cambie...
Hoy es posible que Pigmalión, tomando como base una mujer real y no un trozo de mármol, pueda esculpir su Galatea.
Nada puedo objetar si una mujer descontenta con una parte de su cuerpo decide modificarla dado que la ciencia se lo permite; el tema es ya muy otro cuando esa voluntad de “modificar” no nace de uno mismo sino de otro, en este caso de la pareja.
Por ejemplo: una mujer que tiene unos senos pequeños, pero que esto nunca le a supuesto un problema ni un trauma, ella conoce a un hombre y con el tiempo y la consolidación de la relación este empieza a desear un aumento de pechos para ella.
Si esta chica no tiene un carácter consolidado al final puede que se someta a esa operación no por ella, sino por él, es decir Pigmalión estará esculpiendo su Galatea.
Lo peor es que en el mito, el Rey de Chipre crea su mujer perfecta de la nada, mientras que en este caso él la conoció a ella tal cual era; sin embargo mintió al aceptarla en sus imperfecciones.
En otro aspecto lo mismo sucede cuando una persona decide que los amigos de la otra no son convenientes y decide que esas amistades deben terminar para su pareja.
No quiero con esto señalar como negativo que una persona evolucione, y una pareja no me cabe duda que es un elemento que ayuda a esa evolución pues sus consejos y opiniones tienen evidentemente un peso muy importante. Pero una cosa es aconsejar, opinar y otra imponer;  desgraciadamente aunque cada vez hay más  “relaciones igualitarias” aún estas no son generales. No es raro que la  dependencia psicológica de una de las partes respecto a la otra sea mucha y entonces ya tenemos a Pigmalión en acción.
El cambio es necesario, la evolución también, pero desde estas líneas declaro que si ese cambio no nace de nuestro interior y nos viene desde fuera, al contrario que Galatea estaremos pasando de ser una persona real a una estatua de mármol esculpida por otro.
Siempre admitiré con la mayor atención la opinión de la persona que comparte mis afectos, pero todo habrá terminado si veo en ella el cincel de la imposición.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

En defensa de Olvido Hormigos Carpio, la concejal de Los Yébenes, contra la doble moral

"Manaba la luz del Sol como la paz mana de la virtud" (Emmanuel Kant)

Por todo internet se ha extendido la noticia de la dimisión de la concejal del PSOE en Los Yébenes, Olvido Hormigos motivada por la difusión de un video auto-erótico.
Yo que he visto el video aseguro que este caso ejemplifica todo lo que llevo señalando a lo largo del tiempo en este blog sobre la doble moral y la hipocresía con la que nuestra sociedad vive el sexo.
Que un video personal en el que simplemente aparece una mujer disfrutando de su sexo sea causa para defenestrar a esa mujer y ponerla en la picota social simplemente demuestra lo enferma que está la sociedad en la que esto sucede.
La concejal conforme a la noticia anuncio su dimisión, más por la presión social de un pueblo pequeño en el que “todos se conocen” que por causas objetivas, pues moral y políticamente este video es simplemente irrelevante.
Viendo la “casta política” que nos gobierna y que no asume ninguna responsabilidad y si todos los privilegios, que una mujer por ser mujer y disfrutar de su sexo deba dimitir resulta más que penoso, vomitivo.
Más que nunca se demuestra que la “libertad sexual” de la que se hace bandera es simplemente una fachada de cartón-piedra detrás de la cual el puritanismo más rancio basado en el “sexo” como pecado esconde todo su poder.
Olvido es una victima inocente de todos los prejuicios, desde el machismo pasando por la hipocresía y la doble moral.
Si se ve mal que un hombre se masturbe pues más es aún que lo haga una mujer, si esta mal gravarse en actitud sexual, peor aun es que eso se difunda; ¡ así andamos en 2012!
Estoy convencido que la mayoría de los habitantes del pueblo que tanto se habrán escandalizado solo con “saber que había un video con su concejala” han corrido por la red de redes para verlo en privado satisfaciendo ese morbo pervertido que da la doble moral.
Los que deberían dimitir serian los concejales de esa corporación que han visto el video, pues eso si es moralmente reprochable dado que es un video personal ilegalmente difundido.
Se puede robar, engañar, mentir, traicionar, pero por ello ningún político ve causa para dimitir, ahora que disfrutes del sexo y lo graves es causa de dimisión irrevocable.
Nuestra sociedad esta enferma, muy enferma y cada vez veo más claramente que somos una aristocrática minoría aquellos que aun creemos en la libertad sexual, que creemos en la igualdad sexual y en el placer limpio de moralinas que nos da el sexo.
Hoy esta concejala es un símbolo, un símbolo que ella nunca pretendió ser, pero que demuestra todo aquello por lo que unos pocos luchamos: la libertad.
No quisiera terminar estas líneas sin desear lo mejor a Olvido Hormigos y considerarla una muy digna representante de sus conciudadanos a los que por este video desde luego no ha fallado, más bien todo lo contrario. Su marido y sus hijos sin duda pueden estar orgullosos de esta mujer; desde estas líneas la rindo pleitesía y admiración.

lunes, 3 de septiembre de 2012

El Petting

“Después de mil deliciosos preliminares, nos tendimos en sentido inverso y, con nuestras lenguas cosquilleantes, hicimos brotar tormentas de flujo. Sainte-Elme se acerca, se tiende sobre la cama, hace que me siente en su cara y, mientras su nariz excita mi ojete, su lengua se sumerge en mi coño. Doblada encima de ella, puedo acariciarla de la misma manera; lo hago: mis dedos excitan su culo, y cinco eyaculaciones seguidas me prueban que la necesidad de a que hablaba no era ilusoria. La correspondí por completo; nunca hasta entonces había sido yo tan voluptuosamente chupada” (Juliette-El marqués de Sade)

El termino petting, que últimamente está muy de moda es un anglicismo que hace referencia a todos los estímulos y juegos sexuales en pareja que se realizan sin penetración: besos, caricias, sexo oral, masturbación, masajes...
El petting lo podríamos considerar como un “preliminar” al que no acompaña ningún “acto” lo que significa que ese sexo “sin penetración” es un acto en si mismo.
Parece que en esto de los términos sexuales el ser humano siente un especial interés por dotar a las palabras de significados complejos, y cuanto más rara y hermética resulta la palabra a usar mejor. El latín parece que es menos sofisticado que el inglés y el lenguaje sexual empieza a ser un mosaico de términos de lo más variopintos donde lo más “in” es usar palabrejas inglesas. Hablar de sexo con palabras sofisticadas no significa disfrutar realmente de sexo sofisticado.
Yo no encuentro mucho sentido al término petting pues para el sexo incluye todas las practicas sexuales ya sean con o sin penetración; desde una caricia a una doble penetración. En el campo sexual nada nos dice que una caricia no nos pueda procurar más placer que practicas con penetraciones varias.
El sexo o lo incluye todo, o entonces todo es petting y sexo solo “meterla”. Muchas veces he comentado lo absurdo que resulta simplificar el sexo limitándolo al “mete y saca”; y esta equiparación que cada vez vuelve a ser más común, señala claramente un empobrecimiento del sexo y de la cultura sexual. Si el sexo se reduce a “meterla”simplemente hemos retrocedido décadas en lo que a planteamientos sexuales se refiere, pero resulta curioso que mientras la imaginación sexual  se adormece,  el sexo y la sexualidad lo impregnan todo.
No es raro encontrar hombres y jóvenes que señalan sin sonrojo que para ellos el sexo es meterla y correrse cuanto más mejor; sexo narcisista que en su pobreza no es una excepción. Así, en el mejor de los casos en una hora puede que sean capaces de correrse tres o cuatro veces, esta por ver la calidad misérrima de esos orgasmos y el placer que es capaz de proporcionar a la martir que  comparta “semejante proeza”.
Yo considero por el contrario, que dado que el hombre tiene un número determinado de eyaculaciones y orgasmos por “sesión sexual” , debe actuar con orden y diligencia para satisfacer y satisfacerse plenamente. Así el placer del sexo se puede prolongar por tiempo indeterminado tal cual lo quieran los amantes, y tres o cuatro corridas dan para mucho si se saben usar salpimentadas de “ese otro sexo” que es más importante que el sexo simplificado del “mete y saca”.
Los vicios más comunes que se tienen a la hora de tomar una aptitud ante el acto sexual son o buscar egoístamente el propio placer o por el contrario buscar en exceso y con obsesión el placer del otro.
En este campo sería buena recomendación la de buscar la virtud aristotélica del termino medio. El sexo es placer y por lo tanto el buen sexo no es otra cosa que la abundancia de placer tanto el que se da como el que se recibe.
En este sentido muchas veces arremeto contra los absurdos mitos que últimamente adornan todo lo relacionado con el sexo como tótems intocables; desde la importancia del tamaño del pene hasta el sacrosanto “orgasmo simultaneo”.
Un buen amante no es aquel que tiene una polla grande, o aquella que la chupa genial y sin condón, el buen amante es aquel que es capaz de dar y recibir placer a partes iguales. Las desigualdades en el sexo respecto al placer que recibe cada uno no son buenas.
Yo quiero que la persona con la que tengo sexo disfrute, pero su disfrute no es limitativo del mío; si ella logra un 8 eso no significa que yo solo pueda disfrutar un 2, al revés, será más probable que yo logre o un 8 o más. Pero si yo obtengo un 3 y ella un 8 o yo un 8 y ella un 2....algo va mal.
Dar placer es bonito y grato, pero el sexo no es una “obra de caridad” sino un intercambio en el que dos partes se ponen a disposición la una de la otra para disfrutarse.
Por ello, no encuentro especialmente interesantes la abundancia de términos que las más de las veces, tienen contenidos ambiguos o son perfectamente prescindibles, como el que hoy he comentado en este post.
Sabemos que es el petting pero... ¿qué hubiéramos perdido por ignorarlo?.

lunes, 20 de agosto de 2012

Semen

“La palabra técnica es cojones, mientras que la ciencia les da el nombre de testículos. Estas bolas guardan el receptáculo en el que se aloja esa simiente prolífica de la que acabo de hablarte, y cuya eyaculación en la matriz de la mujer da origen al ser humano; pero no vamos a detenernos en esos detalles, Eugenia, que interesan más a la medicina que al libertinaje. Una joven debe preocuparse más por joder que por engendrar. Pasaremos por alto todo lo que se refiere al vulgar mecanismo de la procreación para concentrarnos única y principalmente en las voluptuosidades libertinas, cuyo espíritu no es en absoluto procreador” (Filosofía en el Tocador-El Marqués de Sade)

Es evidente que como muy bien señala el párrafo que introduce este post, el semen y su uso sexual trasciende con mucho su esencia reproductiva para participar como un elemento más en las “voluptuosidades libertinas”.
Desgraciadamente, hemos pasado de un miedo supersticioso sobre que el simple contacto del semen con la piel de una mujer la podía dejar embarazada, a considerarlo un elemento más de la “dieta mediterránea”
Yo siempre he considerado el semen como un elemento de morbo más que como un elemento de placer, pues el semen nace de la eyaculación que a su vez nace del orgasmo. Por si fuera poco, mientras se esta eyaculando y en medio de un orgasmo, es muy difícil controlar y ser plenamente consciente de dónde y cómo se está derramando el semen.
Que hay gente que ve incrementado su placer al ver como su semen se derrama en una cara o en una boca del otro, es cosa clara, pero este placer nace de lo psicológico y no de lo fisiológico. Si como digo, el principal órgano sexual es el cerebro, está igualmente en consonancia con esta idea que toda practica sexual tenga un componente de morbo importante, en el que la lefa tiene un indudable interés.
Quizás es antropológico en el hombre el interés por ver que su esperma es consumido o derramando después del acto sexual que provocó su eyaculación; y pocos conozco que no sientan la satisfacción de ver que su “semen no se desperdicia”.
Ahora, que una cosa es que el semen forme parte de las practicas sexuales y otra cosa basar esas prácticas sexuales en el semen.
Aun siento como el estómago se me revuelve cuando recuerdo la primera vez que vi un bukkake, y creo que la pornografía en este campo ha mitificado peligrosamente las “delicias de este líquido blancuzco y amarillento”.
Aunque en el tema de gustos “no hay nada escrito”, en sentido gastronómico no encuentro el menor encanto en el sabor insípido y la textura cremosa de la secreción que hoy nos ocupa; como un jarabe, puede que lo mejor sea tragárselo sin saborear ni tan siquiera.
Por otro lado, el que hoy el semen, gracias a los adelantos de la medicina, pueda ser desactivado como “elemento reproductor”, no significa que no contitue siendo un elemento principal en la trasmisión de enfermedades.
Me sigue causando asombro ver la facilidad con que la gente practica sexo sin protección y con el semen de por medio, pues es creencia común que una mamada es menos peligrosa que un coito con penetración respecto a trasmisión de enfermedades.
Si una chica hace una mamada es evidente que no hay ningún riesgo de quedarse embarazada, pero por lo demás, la falsa creencia de seguridad es pura mentira; al igual que en una mamada entre tíos.
¿Cómo podemos estar seguros de que la polla que chupamos no tiene una pequeña herida, o que nuestra boca no tiene alguna pequeña llaga?. ¿Estamos convencidos que el tío que hemos conocido esa noche es un techado de salud y “está limpio”?.
Ya el riesgo de VIH debería alejar las prácticas de alto riesgo de nuestra cabeza, pero una felación sin protección puede tener cualquier premio de consolación.
Hay un extraño rechazo a las “mamadas con condón” como si el sexo oral estuviera exento de todo riesgo, o el semen por conducto bucal fuera simplemente “leche recién ordeñada”.
Una tontería que “se  ponga de  moda” es imparable y creo que en el campo sexual esta máxima es más que real. Precisamente una de las causas que me animaron a escribir este blog fue la de tratar el sexo desde la realidad de un “hombre normal” sin mitos, con sus cosas buenas y sus cosas malas.
No me cansaré de decir que una mamada es una práctica de igual riesgo que un coito con penetración aunque el imaginario colectivo prescriba que la primera es normal practicarla sin condón.
El sexo es placer y por ello, evitar  consecuencias desagradables es ser consecuentes con ese principio.
El semen es un líquido interesante, que bien usado hace las “voluptuosidades libertinas” aún mas interesantes, pero debemos estar bien seguros de que esta “leche” es de buena calidad y no esta estropeada, y como nunca estaremos seguros de ello al 100%, debemos tomar precauciones más cuando su procedencia nos produzca la más mínima duda.